5 datos que debes conocer sobre el sensor de velocidad de tu auto

Sensor de velocidad

Un sensor de velocidad del vehículo es un captador magnético que se encuentra montado en el transeje donde va el cable del velocímetro. Gracias a él, se emite una señal de corriente alterna a la computadora automotriz la cuál es interpretada como velocidad del vehículo.

Al aumentar la velocidad del vehículo la frecuencia y el voltaje aumentan, entonces la computadora automotriz convierte ese voltaje en Km/hr, el cual usa para sus cálculos.

El sensor de velocidad tiene en su interior un imán giratorio que genera una onda senoidal de corriente alterna directamente proporcional a la velocidad del vehículo. Por cada vuelta del eje se generan 8 ciclos y su resistencia debe ser de 190 a 240 Ohmios. Con un voltímetro de corriente alterna puedes chequear el voltaje de salida estando desconectado y poniendo a girar una de las ruedas motrices a unas 40 millas por hora.  El voltaje debe ser 3.2 voltios.

Tipos de sensor de velocidad

Podés encontrarlos de tipo generador de imán permanente, que genera electricidad de bajo voltaje, muy parecido a la bobina captadora del distribuidor del sistema de encendido.

También los hay del tipo óptico, que es aquel que posee un diodo emisor de luz y una foto transmisor.

¿Dónde ubicas el sensor de velocidad?

Generalmente en la transmisión, en el cable del velocímetro o atrás del tablero de instrumentos. La señal puede ser una onda o del tipo alterna o del tipo digital.

¿Cómo funciona el sensor de velocidad?

Normalmente los voltajes que proporciona este sensor, la computadora los interpreta para medir:

  • El embrague del convertidor de torsión.
  • Para la función del sistema de control de la velocidad de crucero (cruise control).
  • Monitorea la velocidad del movimiento de la unidad.
  • Envía la información necesaria para que se indique la velocidad en el tablero eléctrico digital.
  • Apoya el funcionamiento del sistema de control de la velocidad de crucero.

Fallas que se pueden encontrar:

  • Marcha mínima variable.
  • Que el convertidor de torsión cierre.
  • Mucho consumo de combustible.
  • Pérdida de la información de los kilómetros recorridos en un viaje, el kilometraje por galón, todo esto pasa en la computadora.
  • El control de la velocidad de crucero pueda funcionar con irregularidad o que no funcione.
  • ¿Qué sistema del auto utiliza esta señal?
  • El modulo, el ABS y el sistema de transmisión

¿Que problemas puede traer un sensor de velocidad dañado?

Los inconvenientes con el sensor de velocidad tienden a perjudicar el control de velocidad. Si la computadora o el cabezal del vehículo no saben la velocidad a la que estás viajando será incapaz de regularla.

Si el sensor de velocidad envía información incorrecta acerca de la velocidad a la computadora, el vehículo podría cambiar de marcha de manera inadecuada, causando sacudidas y otros problemas. Estos dependerán de si el vehículo está adaptado para funcionar más rápido o más lento que en su estado original.

De cualquier manera, un sensor de velocidad dañado puede desgastar o dañar la transmisión si no lo reparas a tiempo, por eso en REPRO Taller Mecánico en CABA te ofrecemos modernas instalaciones y personal altamente capacitado para responder de forma rápida y oportuna a tus consultas. Contáctanos aquí